Bradshaw

Las manchas de cobre empolvan la superficie de Bradshaw como las vidrieras que adornaron una iglesia del siglo XVI famosa en esta parte de Inglaterra. Una fusión giratoria de color topo, bronceado, negro y cobre brillante eleva este cautivador neutro a un estado destacado.